La ventana: Retales de un pensamiento.
    follow me on Twitter

    Retales de un pensamiento.


    Se rompió la voz dormida
    que vive dentro de mí,
    porque sueña con la vida
    paralela, que te espera,
    en el mundo del recuerdo.

    De mi boca sólo sale
    una palabra, tu nombre.
    Y mis ojos se convierten
    en espejo de los tuyos,
    porque sólo te veo a ti
    cada vez que tú me miras.

    En mi mente todo vale,
    pero nada es más valioso que tú.

    Mis manos te intentan atrapar,
    y mis brazos envolver.
    Nadie hace caso a la mente
    cuando habla el corazón.

    Y mi cuerpo se fusiona
    con el viento de tus formas,
    vaporosas como un lazo de papel,
    delicadas como un diente de león.
    Tan frágil que se deshace
    en millones de pedazos
    si se estira más allá
    de lo imposible.

    Tan frágil que te deshaces
    en millones de pedazos
    si te abrazo más allá
    de lo sutil, más allá
    de mis abrazos.

    Tu recuerdo se evapora
    como gota de agua fresca
    que se choca de improviso
    con el fuego de mis labios.

    Pero siento, más allá
    de todo esto que sucede,
    que nunca él se ha marchado.
    Tu recuerdo y tu presencia,
    se fusiona con el aire
    que respiro cada día.

    5 reacciones:

      Pulsay

    29 de junio de 2009, 12:17

    Buenos días, Antonio.
    Pasaba principalmente para agradecerte tu invitación y tu confianza a mi obra. Y además me he encontrado con este hermoso poema, lleno, expresivo, no escapa nada a expresar.
    Un saludo.

      Carla

    3 de julio de 2009, 19:34

    Un excelente poema...
    Precioso

      Ivan Ignacio

    4 de julio de 2009, 21:22

    Excelentes estos versos llenos de sentimientos y emociones.

      Anónimo

    26 de julio de 2009, 22:35

    Que buenos poemas... que pena que no sean los poemas de tu vida, ni de tu persona. Todo no puede ser perfecto.

      elycosmetica

    19 de agosto de 2009, 3:01

    El despertar del amor...de lo más maravilloso que puede sentirse en la vida...
    Hermoso...
    Eliana