La ventana: 2008
    follow me on Twitter

    La voces olvidadas del Holocausto


    I
    (En un día como cualquier otro)

    Otra vez, en mi cabeza esa triste melodía.
    Cierro los ojos y me engancho a su sonido.
    Abro mi mente, también mi olvido
    y toco con mis dedos cada una de las notas
    desperdigadas alrededor de mi piel,
    que hoy juega a ser partitura.

    II
    (En la piel de otra persona, otro pasado)

    Otra vez, en mi cabeza esa triste melodía.
    Y en el concierto más íntimo que pudiera
    alcanzar el ser humano consigo mismo,
    me descubro como soy, a través de su sonido.
    Mas si toco para mí, para mí estoy rendido
    al sonido del triste arpegio que me invade.
    Parecióme que me invita a llorar.

    Otra vez vuelve a sonar el violonchelo.
    Y a su grave soniquete se le han unido
    mis lágrimas, tan agudas que al caer
    tintinaron su armonía en mis rodillas.
    Me percato que hoy es tiempo de llover,
    y de un frío que me hizo tiritar.

    La tristeza que, por la canción, me invade
    no la puedo soportar. Abro mis ojos...
    Ni soy yo, ni es el mundo que dejé
    este mundo que me encuentro.

    III
    (En el campo de concentración)

    Veo las caras cual sacadas del ayer,
    y sin quererlo me hallo en el pozo
    donde hurgase la miseria su nariz.
    Famélicas formas me tienden una mano
    y me dedican la sonrisa más preciada
    que guardaban por si el día era feliz.
    Mas de gris hoy se tiñe la mañana.

    Unos rezan, otros lloran con trabajo
    pues ni lágrimas le quedan por llorar.
    Otros tocan el sonido de su llanto
    con las cuerdas del recuerdo,
    entonando esa triste y sonora melodía
    que se metió en mi cabeza y no me quiere dejar.

    IV
    (Se abre una puerta)

    Veo la luz absorbida en sus cabellos
    e irradiada en sus pupilas la locura.
    En el brillo de sus ojos vi mi muerte,
    y en la fuerza de sus manos vi el dolor.

    Dos disparos que cortaron al ambiente
    y una bala se encalló en mi corazón,
    disparada por la ira de su raza y de su ego.

    En mi boca esa agria sensación
    me recuerda que ya es tiempo de dormir.
    De repente desprendí un rancio olor
    a perfume de un destino que se apaga.
    Y viviendo todavía de una forma sobrehumana
    lo inhalé, hasta que intoxicó mi razón.

    (Desperté)

    Desde entonces esta triste melodía
    se apagó, ya no quiere más sonar.



    Animadversión.


    I

    Hoy escribo desde esta sensación
    que provoca las cadenas al esclavo,
    las blasfemias sobre Dios al buen cristiano,
    y los cuernos que mancillan el honor
    del que ciego, por su amor fue envenado.

    Todo eso que produce repulsión,
    aun si aquello no resulta deseado.

    No me pidas tolerancia, ni acuidad para evitarlo,
    pero odio del pasado es lo que siento.
    Pues por culpa de su hacer vivo el presente
    como un mundo paralelo al que yo me imaginaba
    ese mundo que sí vivo yo en mi mente.

    Tengo miedo a los recuerdos tan bonitos
    que pasamos, por el miedo a repetirlos
    y encontrarte sobre todo tan ausente
    como siento que me encuentro en esta vida.
    Como pienso que me siento yo sin verte.

    II

    Ordenando el baúl de nuestra historia,
    hoy te visto con mis ojos del ayer.
    La secuencia que proyecta mi memoria
    son recuerdos que me hacen abstraer...

    De repente, formé parte en mi pasado.
    Me volví a encontrar con tu sonrisa,
    malpensé encerrarme en tu mirada...
    Y mis ganas se volvieron tan sumisas
    al deseo, que me quedé enamorado
    profundamente de ti, como si nada...

    III

    ...Volví a ser el esclavo
    a sus cadenas atadas,
    volví a ser el cristiano
    de la honra mancillada
    y ese necio enamorado
    de persona equivocada.

    Tengo odio de mí mismo,
    pues no puedo repetirte
    en este mundo que ahora,
    se me hace grande sin ti.

    IV

    Parecemos esas líneas paralelas,
    que caminan siempre juntas y sueñan
    con el instante de ese cruce de caminos
    que, por ende, es sabido nunca llega.

    Es por eso que hoy escribo
    desde esa sensación, que mi rancio
    corazón no ha sabido todavía digerir.

    Animadversión en mí y hacia lo desconocido.


    Detalles.


    En la nimiedad de cada minuto
    que pasa, constante, por el reloj,
    marcada con una huella está el tiempo
    de pequeños y complejos detalles.

    En sesenta segundos imaginan
    mis suspiros ser el eco de tu voz.
    Mas si llegan, sólo son un pensamiento.

    Son sesenta los segundos que aguanta
    mi corazón por resistir a tus besos,
    sin caer en más tentación que tus labios.

    Y un minuto se llena de confusión
    cuando saco la intención a tu mirada,
    pues descubro que en ella yo nunca estuve.

    Sólo déjame un minuto y me pierdo
    en mis silencios. Un minuto sólamente
    por si así pudiera yo encontrarte;
    más allá del eco de tu voz,
    de mi frágil corazón,
    de mi ilusoria ilusión
    de haber estado en tus brazos...

    Sólo déjame un segundo repetido
    tantas veces como son sesenta intentos.
    Para así poder lograr del tiempo
    la huella que dejaron tus detalles.

    11 de noviembre


    No le pidas luz al cielo
    cuando el sol se desvanece.
    Más bien pídele un "te quiero",
    mientras la tarde anochece.
    Y disfruta su color de caramelo,
    y percibe el aroma de su ambiente...

    Quizás peco al pedirte demasiado,
    mas no quiero que me dejes.
    Pues si rompes ahora mismo la cadena
    que con paciencia te puse
    y con besos, te mereces,
    librarás a este amor de su condena,
    para nunca, para siempre.

    Hace años que mi vida ya se mece
    en la cuna de la tuya,
    y vestida con tus labios va mi mente...
    y desnuda con tus ojos va mi alma.

    Desde entonces ya no dejo de mirarte
    como mira un invidente:
    pues recuerdo cada palmo de tu cuerpo
    por tu aroma, tus caricias,
    el sonido de tu voz...
    ...y mis ganas por tenerte.


    Acróstico de un pensamiento


    Podría aburrir al tiempo
    empezando por crear
    nada más que un sentimiento.

    Sólo el hecho de pensar
    abre en mí ese momento
    mágico, como caja de Pandora.
    Instante núbil que ahora
    encaja en mi forma de sentir.

    No me olvido de escribir
    todas las veces que siento...
    ¡O pierdo mis pensamientos!


    De tú a tú.


    Atrapada en tus ojos va mi alma
    desde el día que rompiste a llorar.
    Tan serena como inquieta es esta calma
    que produjo tus lamentos en mi mar.

    Me enamora el terso tacto de la palma
    de tus manos cuando me quieres tocar.
    Despertando mis ganas de caminar
    yo me pongo tus pasiones como enjalma.

    Pues tú haces a mi vida llevadera,
    y yo hago de la tuya un paraíso
    donde siempre florece la primavera...

    Nunca olvides que mi alma más sincera
    se alojó en tus ojos sin permiso.
    Sólo tienes que buscarla, que te espera.


    Inspiración


    Ni alzando un poco más la voz
    podría dejar de escucharlo.

    No puedo apagar su latido,
    ni tampoco despistarlo.

    Porque va marcando
    el ritmo a mis emociones.

    Pero ahora, sin embargo,
    he cambiado la canción.

    Ese ritmo ahora suena
    disonante, en mi cabeza.

    Ya mi ángel se marchó
    con la intención de buscarte.
    Pero nunca te encontró.

    Y mi alma se apagó
    para ahorrar más energía.
    La necesito para abrazarte...

    Por si alguna vez te atreves a volver.


    Magia.


    ¿Que pasará cuando ya
    ni existan las palabras en el cielo
    ni las estrellas en los libros?
    ¿Problablemente me olvidarás,
    o más bien construirás
    un lugar donde sigan existiendo?

    Probablemente los ángeles dejarán de leer...
    No se olvida lo que no se quiere olvidar
    y no soy arquitecto pero si sé
    que cuando los ángeles se aburran
    y no puedan leer
    bajarán a la tierra para distraerse
    y entonces el cielo estará libre eternamente
    y existirá allí por siempre.


    Pasado, presente, futuro.


    La voz de tu silencio construye tempestades.
    Por eso la he guardado en un frasco de cristal:
    más por miedo a derrumbar mis ideales,
    que por ganas de matar el hambre
    creciente y mustio de mi curiosidad.

    Ya no puedo más soñar. Y de hecho, ya no sueño.
    Pues los sueños sólo me hablan de alegrías
    inexupgnables, como mi soledad,
    e inalcancables sin tu real compañía.

    Ya no puedo más vivir. Y de facto, ya no vivo
    ni un solo minuto más sin ti, pero contigo.
    Porque dependo de ti, como pende de un hilo
    cada uno de mis sentimientos desde que te conocí.

    Ya no puedo ser ni yo. Y por ende, no lo soy.
    Si Descartes apelaba a la razón para existir,
    mi razón ya se marchó y sin ella ya no estoy.
    Mas está tu corazón en su lugar, y por eso no me voy.

    Un paseo por Londres y Cambridge

    Big Ben

    Estas fotografías están sacadas por mí. No he subido las que salgo yo, sino simplemente las más paisajísticas. Simplemente tenéis que hacer click en la foto del Big Ben para verlas. ¡Espero que las disfrutéis!

    Además, si queréis ver las fotos del viaje a Londres y a Cambridge en modo diapositiva pincha aquí.

    Faro.


    Ya son tantas primaveras que pasaron
    desde que te conocí, que mi tiempo
    en abril ya se ha estancado. 
    Llueve en mí sobre mojado...
    sin cesar la tempestad.
    Y aquí sigo, yo en mi nave.

    Y a más riesgo de morir,
    en tus ojos continúa esa luz suave
    que ciertamente sobra a tu corazón,
    y precisamente siento que me falta.
    Como el faro, yo no quiero se apague, 
    ni te olvides ya de mí.
    ¿Pues que haría ahora sin ti,
    me ahogaría en el pasado?

    Ni mis ansias por vivir, ni mi recuerdo sesgado
    podrían sustituirte. Ni sería tan feliz.

    Y es que se mueren mis ganas 
    si ya no te encuentro ahí...
    cada noche, a la luz de tu mirada.
    Como faro, yo no quiero que se apague, 
    ni te olvides ya de mí. 

    Sin título.


    Cerré a cal y canto las ventanas, por el viento. Pero nunca descuidé dejar el paso al sol,
    pues sus rayos son la cura a mis sentimientos obscuros y fugitivos de todo atisbo de luminosidad.


    Ya me pierdo con tu piel y mis quehaceres,
    que me olvido del lugar que juramos no olvidar.
    Reconozco que me cuesta, tanto,
    que hasta el cielo pone de su parte
    mitigando mi condena por perderte...
    ... y dibuja su camino en las estrellas,
    y lo empiezo a recordar.

    Ya mi alma no acaricia un corazón desnudo,
    sino lleno de recuerdos y promesas,
    como es tu corazón.

    Los recuerdos que juramos no tenerlos,
    y, sin embargo, tuvimos.

    las promesas que juramos no cumplirlas
    y sin embargo cumplimos...
    Al menos en nuestros sueños
    se convierten en realidad.

    Te confieso que aunque mire
    no me canso de mirarte,
    porque siempre tienes algo diferente...
    Reconozco que no eludo
    esa forma que tenías de lograr
    sonsacarme una sonrisa.
    Ni siquiera se me borra de mi mente.
    Ni quisiera que se borrara jamás.

    Es mi forma de quererte,
    y, tal vez, mi razón de amar.

    En mi imaginación.


    "En la brevedad de los días, la eternidad de tus momentos. Esos que, aunque duren solo un segundo, se repiten en mi mente hasta el resto de mi vida."

    Una mano alzada al aire, queriendo tocar las nubes,
    no consigue salvo alcanzar el viento en mi imaginación.
    Porque ni seré lo suficientemente alto,
    ni lo suficientemente incorpóreo o vaporoso
    que necesito ser para mezclarme con los nimbos,
    y sentirme tan libre como pienso,
    y volar tan alto como creo volar, en mis sueños.

    Mas la vida terrenal que me depara el destino
    ahoga mi gravedad en la grava,
    como oprime mis ganas de volver a ilusionarme.

    Buenos días.


    Aunque harto del mundo que me rodea, cada día le descubro algo que me hace desear que llegue el día siguiente.

    ...Esta mañana se despertaron las canciones
    que antaño repetía en mi mente.
    Canciones que al escucharlas, parecen querer besarte.

    Y hoy mi vida sigue esas melodías.
    Pues le pongo yo la letra que cultivé estos años;
    para ti, y para mí. Seguramente te extraño.

    Amar


    Y de repente todo pasó y todo tan de golpe, como un suspiro, que cuando eras consciente de lo que tenías, empezabas a darte cuenta de cómo se escapaba de tus manos.

    Así, me hallé yo, y así se halló mi mente.
    Y mi corazón se volvió color magenta,
    de repente, porque hirvió a sensaciones.
    Y la verdad, apenas logré entenderme.

    Mas caí, a la sazón, que ni el cerebro
    echa a andar a la gente, ni se piensa con el corazón.
    Aunque eso no se entiende cuando estás enamorado.
    y miras todo con los ojos de la otra persona.

    La verdad, es que emociona recordar
    todas las locuras que se hacen por amar.
    Quizás sea la acción humana más altruista
    que pueda realizar el ser humano.

    Por eso no la quiero dejar, ni dejar
    de compartir esta experiencia contigo.

    Los designios de la providencia.


    Ya es hora de despertar
    lo que ayer dejé dormido
    escuchando los sonidos
    de mis labios al besarte.

    Es hora, quizás, de darte
    el mayor de mis motivos
    que hasta hoy tenía escondido
    esperando regalarte.
    Ilusión por encontrarte.

    Ilusión sería no amarte
    como te aman mis sentidos,
    y querer de tus suspiros
    un soplo de aire aparte.

    Espero ser yo la parte
    que te debe tu destino,
    donde tú y yo, dormidos,
    encendemos nuestro amor.
    Ardiente mi corazón.

    28 versos.


    Hoy mi lado más gamberro
    florece junto a mi lado,
    Y soy todo lo demonio
    que un ángel quisiera ser.
    Hoy he vuelto a renacer
    de mis cenizas, malvado,
    obtuso y ensimismado
    en lo que me transformé.
    Y aunque parezca irrisorio
    me siento como el meconio
    del vástago de lucifer.
    Hoy me olvido de mi ayer.
    Ya no vivo del recuerdo,
    pero le rezo al pasado.
    Llámame loco y cuerdo
    a la vez, pero a tu lado.

    Pues si atroz figura humana
    yo pudiera parecer,
    De la ilusión inmundana
    por buscarte alguna vez,
    salió mi triste placer
    por arrancarte las ganas,
    de besarme alguna vez.
    Por arrancarte el motivo
    de quererme sin querer.
    Por escribirte la historia
    de una vida que ilusoria
    sin tu vida, la mía es.

    MUTO

    Increíble video en stop motion que me he encontrado por internet. Este puede decirse que sí que es el colmo de la paciencia.

    "He pasado el invierno haciendo algunos dibujos". Así presenta el artista callejero Blu su última obra, un corto titulado MUTO y realizado durante meses en las paredes de Buenos Aires. Lo mejor que he visto en mucho tiempo



    No obstante, este autor tiene unas cosas muy raras en su web. Merece la pena echarle un vistazo.

    Reacción espontánea.


    El vaivén de las canciones
    hacen coger el ritmo a mi locura.
    Dentro de las emociones, vive mi ley.
    Aunque quiero seguir así, es mi vida.
    A ella entrego el desenfreno
    que le sobra a mi cordura.

    Aún las veces que te eché de menos,
    y las tantas que estreché al menos,
    una parte de tu corazón, me bastan.
    Si no puedo tenerte, te espero
    y si me tengo que ir, te quiero.

    No me dejes escoger,
    pues a tu vida me debo.
    Si al morir sobran palabras,
    con tus palabras me muero.

    Amodio.


    En las horas apagadas, rayo de luz.
    Y mi crisis puede que se solucione,
    mas quizás pierda mi fe, o mi ratione
    de existencia se sostenga en una cruz:
    En un palo estás tú, en otro mis emociones.

    Como puedes observar, ya no amaño
    lo que pienso para hacer mi realidad.
    Desempolvé cabalmente mi acuidad
    y comprendí la maldad que hízome daño,
    y la ignoro si reniega a la verdad.

    Ya se queda rezagado el corazón.
    Reconozco que tu amor acabará
    ahogado en mis brazos, o podrá
    resucitar los sentidos que mató,
    mas te digo que nunca se perderá.


    Una historia de amor.


    Rezas la oración de mil suspiros,
    mas estás, con tu sonrisa, besando
    poco a poco a mi corazón y alma.

    Mientras, yo la escucho, y respiro
    la fragancia que delicada rezuma
    cada poro de tu piel, suave, calma.

    Y se pasman mis sentidos
    al saber de tus ruegos.
    Una ruma de favores,
    y baúl de sentimientos yo te debo
    por las cosas que pedías.
    Por pedirme para ti.

    No te merezco y lo sabes,
    aunque sí lucho tu encuentro.
    Aun así, no saco en cierto
    la manera de entregarme a tu destino,
    sin alejarme de ti.

    Canto al perdón.


    Hoy sentí el mes de abril
    recorrer desde mis ojos
    hasta mis gratos recuerdos,
    cada parte de mi cuerpo.

    Su tacto húmedo y frío,
    me hizo pensar el momento
    de hoy, el que te vi.
    Y el intentar no perderte
    se quedó en mero intento.

    Contigo todo era eterno,
    tanto el efímero segundo
    como la pausada hora,
    y ahora, que no te tengo,
    sé que no puedo vivir
    sin tan siquiera sentirte
    en mis primarios lamentos.

    Cae abril desde mis ojos
    y recorre mi recuerdo.
    Y pequé de ser ocioso,
    pero olvidarte no puedo.


    Un día tras otro.


    Me refugio en la dulzura
    de la primera palabra
    que salga de tu boca,
    pues la necesito aún más
    que cuando más me haces falta.

    Te echo de menos tanto
    que sin llorar, mi llanto
    te reclama, te busca,
    y hasta, a veces, te llama.

    Mis sueños se me iluminan
    de recuerdos apagados,
    pues a la luz de las velas
    todo se ve tan tenue
    como un trazo de carboncillo
    sobre un papel blanco.

    Mis miedos se contaminan
    al paso de tu ternura
    y me saben más amargos,
    pues aun miedos eran dulces
    y tan cuerdos... que sentir
    que se reducen a locura
    si tú no estás a mi lado,
    es quizás volverse loco.


    Nuestras horas muertas


    Juguemos esta noche a ser sólamente dos,
    enamorados, enredados como cuerdas
    que se aflojan; nos aferramos al amor.

    Enrollados, bajo un manto de caricias,
    mientras que decimos adiós y buenos días,
    al mismo tiempo, al mundo que descubrimos.
    Aquel mundo donde sólo estamos tú y yo.

    Empecemos a soñar, ¡ cómo soñábamos!,
    ¿te acuerdas? Mi boca, tu piel... ¡ y pintábamos
    nuestras ilusiones con besos!, porque eso
    solíamos hacer, en nuestras horas muertas.

    Entrevista con Dios

    Ácido monólogo sacado del blog Mi mesa cojea escrito por Jose A. Pérez:


    Aún no salgo de mi asombro.

    Hará una semana, estaba yo en la ducha cuando oí ruidos procedentes del salón. Y se supone que estaba solo en casa. Me entró pánico, pensé que quizá habían entrado a robarme. Me puse una toalla alrededor de la cintura y cogí la plancha para el pelo de mi chica con intención de usarla como la primera arma defensiva marca Rowenta de la historia.

    Abrí la puerta del baño convencido de que iba a encontrar a dos señores en chándal cargando con mi televisión. Pero no fue eso lo que vi. Ni mucho menos.

    Mediría metro noventa. Ojos azules. Morena, media melena. Completamente desnuda, muy pálida. Olía a mar y toda ella resplandecía tibiamente. Es difícil describir lo que sentí en aquel momento. Fue como si las puertas de mi alma se abrieran de par en par, y lo único que acerté a decir fue:

    “No eres el repartidor de Eroski, ¿verdad?”

    Ella me miró y, sin mover los labios, me dijo:

    “Soy tu Creadora. Y vengo a concederte una entrevista.”

    Le pedí un minuto. Me vestí a toda velocidad, silencié el teléfono y, cuando volví al salón, Ella estaba sentada en el sofá, hojeando un País Semanal de hace un par de semanas.

    JOSE: ¿Le gusta?

    DIOS: Me gustaba más la maquetación de antes.

    J: A mí también.

    D: Lo sé.

    J: Por supuesto. ¿Le importa que fume?

    D: Para nada. El tabaco te acerca al cielo.

    J: Eso dicen. ¿Cómo debo llamarla?

    D: Dios está bien.

    J: Y bien, Dios, ¿a qué debo semejante honor?

    D: El honor es mío.

    J: Vaya, eres muy modesta.

    D: Yo inventé la modestia.

    J: Cierto. ¿Sabe?, me ha sorprendido que sea usted una mujer.

    D: Bueno, éste cuerpo sólo es una proyección. Mi verdadera forma es tan hermosa que te volvería loco.

    J: Ésta forma ya me vuelve loco.

    D: ¿Estás coqueteando conmigo?

    J: No, para nada, perdón. Sólo quería poner de manifiesto que… Eh… No soy digno de que entres en mi casa.

    D: Ahórrate los cumplidos y empieza la entrevista.

    J: Vale, perfecto. Perdón. Sólo estaba calentando un poco. Es que no sé por dónde empezar.

    D: Pregúntame lo que quieras, tengo todas las respuestas.

    J: Sí, claro. Veamos, eh… ¿Felipe González era el señor X de los GAL?

    D: Sí.

    J. ¡¡Lo sabía!!

    D: Puedes hacerlo mejor.

    J: Sí, claro. A ver… ¿Cuál es el sentido de la vida?

    D: No hay ningún sentido en absoluto.

    J: No me digas eso. ¿No hay ningún sentido?

    D: Para nada.

    J: Qué mal.

    D: Es que lo queréis todo.

    J: Bueno, entienda que es frustrante que la existencia de uno no tenga sentido.

    D: Mi existencia tampoco tiene sentido. ¿Qué sentido tiene ser todopoderosa?

    J: No sé. ¿Mandar?

    D: Venga, hombre, yo no mando nada. Os di libre albedrío y ni siquiera me dais las gracias.

    J: No tenemos porqué, de eso va el libre albedrío.

    D: No te pases de listo conmigo, puedo hacer que te dé el síndrome de la clase turista con sólo pensarlo.

    J: Perdón. Cambiemos de tema. ¿Existe el infierno?

    D: ¿Existe Pachá?

    J: Lo capto. ¿Y qué hay en el cielo?

    D: Pues mira, gente la verdad es que no hay mucha, pero los sábados por la noche no hay quien coja un taxi.

    J: Ah, ¿pero hay taxistas en el cielo?

    D: Pocos, casi todos están en el infierno.

    J: Una curiosidad, ¿el fornicio es pecado?

    D: Depende de con quién lo hagas.

    J: ¿Y la masturbación?

    D: Si es por desahogo, no. Si es porque no hay nada en la tele, un poco.

    J: ¿El ser humano es malo o bueno por naturaleza?

    D: Hombre, eso depende mucho del ser humano.

    J: Ya, claro. Y dígame, ¿por qué nos creó Usted?

    D: Bueno, verás, es que yo no os creé exactamente, ¿sabes?

    J: ¿Ah, no?

    D: No. Yo sólo hice el Big Bang. Estaba ahí, toda aburrida… Creo que era un domingo, pero no te lo puedo decir seguro porque todavía no existía el tiempo… El caso es que no sabía qué hacer, y me dije: ¿y si me marco una singularidad espaciotemporal de densidad infinita y físicamente paradójica? Tampoco te creas que me lo pensé mucho, ¿eh? Siempre he sido muy impulsiva.

    J: ¿Y nosotros, los humanos?

    D: Una consecuencia imprevista. ¿Cómo iba a pensar yo que el gas tendería a aglutinarse por efecto de la gravedad, lo que daría origen a acumulaciones de materia en las cuales, cumpliéndose una serie de requisitos físicos y químicos, puede llegar a producirse vida?

    J: O sea, que fuimos un error.

    D: Básicamente. Yo soy un ser eterno, calcula la de cosas que he hecho en mi vida… Pero si hay algo de lo que me arrepiento es de haber echado aquel Big Bang.

    J: ¿Cómo se enteró de que se había generado vida en el planeta Tierra?

    D: Buf, pues es que yo de esto me enteré tardísimo. Llevabais ya por el planeta unos cuantos millones de años.

    J: Creí que usted lo sabía todo.

    D: Y lo sé, pero soy despistadísima.

    J: ¿Y cuándo calcula que se enteraría de la existencia del ser humano?

    D: Pues a ver, sería ya en el 500 o 400 antes de Cristo. Que menudo personaje, por cierto.

    J: ¿Quién, Jesús?

    D: Éste. Qué tipo, ¿eh?

    J: ¿Entonces Jesús no era su hijo?

    D: El concepto hijo me es completamente ajeno.

    J: Mi madre dice lo mismo. Pero supongo que sabe que hay gente que cree que Jesús era Dios.

    D: Y hay gente que puede doblarse el dedo corazón hacia atrás hasta tocarse el anverso de la mano. El ser humano es maravilloso. De nada.

    J: O sea, que los cristianos se equivocan.

    D: No más que los ateos.

    J: Bien pensado. ¿Qué opinión le merece el mundo contemporáneo?

    D: La verdad es que últimamente no os hago mucho caso. Me gusta Callejeros.

    J: ¿El programa?

    D: Sí. A veces lo veo.

    J: ¿Entonces no es cierto que está usted en todas partes al mismo tiempo?

    D: No, ése es Sarkozy.

    J: ¿Cómo acabará la Humanidad?

    D: Mal.

    J: Ya. Vale. Me gustaría cerrar la entrevista con un mensaje esperanzador.

    D: Adelante.

    J: No, me refería a que lo diera usted.

    D: Prefiero no engañar a nadie.

    J: Dígame, ¿qué debo hacer con esta entrevista?

    D: Haz que llegue a todos los habitantes de la Tierra.

    J: Eso es imposible.

    D: Entonces cuélgala en Internet.

    J: Creerán que me la invento.

    D: Sólo los necios.

    J: Dios, ha sido un placer charlar con usted.

    D: El placer ha sido mío.

    J: ¿Volveremos a vernos?

    D: Eso sólo depende de ti.

    Me da dos besos y se va volando por la ventana. Madre mía, qué maravilla de culo tiene.

    Mierda, no he debido pensar eso.

    El sueño de una noche de primavera.



    Despierta cada mañana
    al quicio de mi ventana
    la más dulce primavera
    que se posa en mi diario.

    Razones del calendario
    para quitarse las penas
    y recordar la condena
    de un invierno solitario.

    Y se mojaron las ganas
    de tenerte aquí a mi vera
    con la llovizna de abril,
    y las tormentas de mayo.

    Mas con tinta renovada
    te describo el escenario
    de un mundo de soluciones
    brotado de mis problemas...

    ...cúmulo de sensaciones
    escritas ya desde antaño
    dentro del anecdotario
    de la obra que es mi vida.

    [Que toca representar
    pues agoté mis ensayos.]

    (voz en off) ¡Arriba el telón!

    - Y mi suerte viene y va
    sin esperar nada a cambio...

    Fotos del Crucero Sky Wonder (Estambul y Kusadasi)

    La Mezquita Azul o del Sultán Ahmed

    Si queréis ver las fotos del crucero en modo diapositiva pincha aquí
    o en este otro enlace desde Flickriver.


    En "stand by"

    La originalidad viene muerta
    desde el momento en que pudiera nacer
    el dicho de "estar todo inventado hoy día".
    Y propuestas nunca faltan, mas ninguna es buena.

    Y parece que es verdad, pues la puerta
    de mi mente está cerrada desde ayer,
    a la espera de que vuelva mi osadía
    por crear algo que pueda merecer la pena.


    El Crucero (en los mejores cines)

    Pues lo dicho, muchas gracias Tere por esta muestra de tu creatividad. Representa muy bien la situación en la que nos encontrábamos los pasajeros del Sky Wonder allí en Kusadasi (Turquía), si es que lo que no me pase a mí....
    jajaja, PULLMANTUR, PULLMANTUR!!!!



    video


    ACTUALIZACIÓN: Por cierto, quien quiera ver cómo sigue el barco, he encontrado por internet la webcam de un hotel en Kusadasi que retransmite en directo el paisaje desde el puerto de Kusadasi. Solamente decir que estamos a domingo y desde el martes todavía el barco sigue allí. Si quieres verlo pincha AQUÍ

    ultísima hora: A las 16:44 hora española se acaban de llevar el barco, así que ya no hay barco que ver.


    Maldito mar.


    Espejo salado de color azul,
    por tu culpa me pillé un resfriado
    al mojarme de ilusiones.

    Pues creí iluminado de sueños
    que el cielo era infinito
    y volando, contigo me choqué,
    me empapé de tu castigo,
    se me mojaron los pies
    con aguas de un frío destino,
    y haciendo pasos de olvido
    te olvidé, pues me aparté de ti
    y tú de mí, conmigo.

    Y desperté...


    Beso


    Mi muerte está escrita
    en la puerta de mi corazón:
    Moriría por besarte.
    Es cierto, y no te beso,
    pues quiero seguir viviendo
    eternamente a tu lado.

    Por eso para mí un beso
    es más que un simple roce de labios,
    es una declaración de amor,
    un cruce de miradas, un gesto...
    Una palabra lanzada al vacío
    que supone no tenerte,
    o al todo que me supone verte,
    y a la nada.